Capeletis

Estoy convencida que hacer pastas rellenas caseras (desde la masa, el relleno y el armado) hoy por hoy es practicamente un arte perdido. Me imagino que en algunos restaurants  o casas de pastas hay alguna persona encargada de hacer esto (si aún no compraron la máquina), pero de manera familiar, no creo que sean muchos. Si hay alguien que lo hace estoy segura que debe ser alguna abuela, acostumbrada a hacerlo desde jóven para toda su familia.

Distinto a tratar de revivir un arte perdido, mi intención con esta receta es contarles que hacer capeletis (y realmente cualquier pasta rellena) es un trabajo de paciencia, que solo se logra imprimiento mucho amor en la tarea. No es dificil, requiere un técnica, pero una vez que se la domina se sale armando capeletis con los ojos cerrados.

No los voy a alentar a probar un jueves a la noche, pero si que tengan en cuenta este tipo de comidas para un almuerzo familiar especial, y recluten personas para darles una mano :) Después de todo, no solo deberían comerse en familia, sino también tomarse la preparación como una linda actividad a compartir.

Para el relleno

El relleno de estos capeletis se pueden hacer con cualquier combinación que les gueste. Algunas opciones:

  • Calabaza y muzarella: Hacer un puré de calabaza, agregar muzzarella rallada o cortada en cubos chiquitos. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada.
  • Espinaca y pollo: Cortan una cebolla la saltean en aceite, le agregan a la sarten las hojas de espinaca limpias, sin tallos y cortadas, cocinar 5′. Retirar del fuego, agregar el pollo limpio ya cocido procesar todo junto. Condimentar con sal, pimienta, queso rallado. Opcional, en vez de pollo, agregar panceta salteada y dorada en vez del pollo. Agregarlo despues de procesar.
  • Ricota, apio, nueces y queso azul: En un bowl combinar la ricota, el apio y las nueces ambos picados bien finos, agregar el queso azul desgranado. Condimentar con sal, pimienta, nuez moscada, perejil picado y queso rallado.
  • Jamón y queso: Picar jamón bien chiquito. Rallar muzzarella. Unir en un bowl, agregar sal, pimienta. Opcional cebolla salteada.
  • Hongos: Filetear y saltear champiñones y portobelos en manteca, hasta que queden dorados. Hidratar hongos secos. Unir y picar todo a cuchillo. Condimentar con sal, pimienta y perejil.
  • Quesos: Hacer rejunte de quesos, rallar todo, condimentar con pimienta y perejil. Queda rico con Gruyere, Parmesano, Fontina y Mozzarella, pero cualquier otro que haya también dando vueltas puede ir muy bien.

Para la masa

La masa para este plato es la misma que vimos en el post de Pasta casera al huevo:
125 gramos de harina, 1 y 1/2 huevos, sal, aceite por porción grande.

Para el armado

1. Estirar la masa hasta el espesor que queramos. Tengan en cuenta que la pasta crece en el agua, y bastante, no tengan miedo de dejarla finita.
2. Una vez estirada, cortar láminas de masa con las cuales sea sencillo de trabajar. Ir reservando las láminas apiladas con mucha harina o semolín bajo naylon o repasadores. Si quedan al contacto con el aire se secan y resquebrajan.
3. Cortar las láminas con un cortante redondo, ir reservando los círculos de masa de la misma forma que las láminas de masa.
4. Ir colocando relleno dentro de lo círculos de masa. Este paso es muy similar a la preparación de empanadas. Con un vaporizador humedecer la masa con el relleno para que sea mas fácil cerrarla. Si no tienen vaporizador, ir pasando el dedo húmedo por los bordes.
5. Cerrar los círculos de masa con relleno de forma tal que queden “empanadas”. Procurar que no quede aire dentro de la masa y unir los bordes presionando con firmesa. Ojo que no se ropan.
6. Una vez que tenemos la “empanadita” hay que unir ambas puntas presionando. Una forma cómoda de hacerlo es enroscando en el dedo la empanadita y luego hacer presión entre ese dedo y el pulgar.
7. Una vez armados los capeletis hay que asegurarse que no se toquen entre si, pueden pegarse y romperse. Lo ideal es tenerlos en una fuente, con harina o semolin, separados entre si. Si no los van a comer en el momento y los quieren congelar, meter en el freezer la fuente con los capeletis separados entre si, al cabo de un rato, cuando ya esten congelados, sacar de la fuente, llevarlos a una bolsa y volver a llevar ésta al freezer.
8. Cocinar en abundante agua salada hirviendo, remover del agua al cabo de un par de minutos, cuando esten hechos. Comer bien calientes.

Deja un comentario