Risotto de Portobellos y hongos secos

Risotto, Arbóreo, Carnaroli, Portobellos, Hongos secos

Quiero comprarme una remera que diga “Hagan más Risotto” y voy a empezar dando el ejemplo. Es todo lo que tengo que decir, después de almorzar tan rico plato.

Les pido, denle el intento, no es nada difícil, eso es mito. Solo hace falta un buen caldo y algo de paciencia, aunque con una copa de vino, se pasa de maravilla, y aumenta la felicidad promedio del mundo.

Para realizar este plato hay varios métodos, uno correcto y unos cuantos medio mentirosos, que implican hacer la preparación cremosa… con crema. Esta es la técnica correcta, por la cual se logra cremosidad con el almidón del arroz. En principio, debe usarse un tipo de arroz especial, para risotto, Arbóreo o Carnaroli, en Buenos Aires el último se consigue fácilmente en supermercados. Son arroces ricos en almidón y un poco mas gorditos que los clásicos que usamos a diario. La cocción es lenta y necesita toda la atención y el brazo del cocinero durante unos 20 minutos. La idea es ir abriendo el grano con caldo caliente para que el almidón que tiene dentro vaya dándole la cremosidad característica, revolviendo constantemente.
Respecto de los ingredientes, el risotto, puede hacerse de lo que a uno más le guste. El arroz se cocina solo con el caldo, y el resto de los ingredientes se ponen al final.
El caldo es fundamental para el sabor que vaya a tomar, es altamente recomendable un caldo casero. Lo que hago es poner a hacer caldo antes de empezar a hacer el risotto, y cuando llega la hora de agregar el líquido, paso con un cucharón de una olla a otra.
Para las cantidades, calcular por persona entre 50 y 75 gramos de arroz.

Reitero “Hagan más Risotto”

Ingredientes para 4 porciones

300 gramos de arroz tipo Arbório o Carnaroli
2 Cebollas
4 Ajos
300 gr. de Portobellos una bandejita
1/2 taza de Hongos secos
Caldo de verduras cantidad necesaria
Manteca generosa
1 latita de azafrán
Queso Parmesano porque a mi me gusta, se pueden usar otros quesos duros y semiduros

Preparación


En el momento de comenzar a cocinar el arroz debe estar todo listo: El caldo a mano y el resto de los ingredientes ya cocidos y listos para agregar

1. Picar la cebolla y los ajos (grande…)
2. Poner los hongos secos a remojar, después de media hora, picar burdamente
3. Cortar los portobellos en láminas y saltear con una cucharada de cebolla picada y manteca. Retirar y reservar
4. En la manteca rehogar la cebolla y los ajos. Cuando esté transparente agregar el arroz y cocinar por unos 2 minutos revolviendo constantemente
5. Agregar el primer cucharón de líquido e ir revolviendo. Constantemente, a fuego suave y con paciencia agregar más líquido a medida que vaya necesitando y revolver hasta que el arroz este al dente (de 15 a 20 minutos dependiendo de la intensidad del fuego). Agregar el azafrán
6. Agregar los portobellos ya salteados y los hongos secos hidratados
7. Seguir revolviendo hasta que tome el punto deseado
8. Antes de servir, si se desea, se puede agregar manteca y quesos para aumentar la cremosidad, pero no es necesario. Yo prefiero agregar queso en el plato.
9. Servir bien bien bien caliente.