Tarta veraniega de Pelones

Hice esta tarta de pelones para llevarla a la oficina el día de mi cumpleaños. La elegí entre otras recetas porque no involucraba hacer una crema pastelera o ningún otro relleno rebuscado. Así de fácil es, una masa quebrada dulce, fruta cortada, azúcar por encima, y nada nada mas. No queda muy dúlce, lo que la hace bien fresca para verano.

Esta que hice es de pelones blanco, pero también va bien con pelones amarillos, duraznos tanto blancos como amarillos. Eso si, la fruta pelada y cortada.
La masa que usé fue la Masa dulce para Tartas.

Ingredientes
Relleno
2 kilos de fruta
3 cucharadas de Azúcar
50 gramos de Manteca
1 cucharada de Miel

Preparación
1. Pelar y cortar los pelones. Para esto, hacerles un corte en cruz en la base y sumergirlos en agua hirviendo por 10 segundos, inmediatamente sumergirlos en agua fría. Hacerles un corte por toda la circunferencia y agarrando una mitad con cada mano, rotarlas en sentido contrario para que el carozo se desprenda de la carne. Una vez separados, sacar el carozo con los dedos y la cascara también. Cortar cada mitad en láminas, como se ve en las fotos.
3. Armar y precocinar la masa de la tarta. Una vez que haya salido del horno, esparcir media cucharada de azúcar sobre la base y disponer las rodajas de pelones en capas hasta completar. Sobre los pelones esparcir las 2 cucharadas de azúcar restante, la manteca cortada en cubitos chiquitos y la miel.
4. Llevar a horno medio y cocinar hasta que los jugos de la fruta, la miel, la manteca y el azúcar formen una melaza, entre 30 o 40 minutos.
5. Se puede terminar decorando con almendras fileteadas, alguna jalea o incluso un flambeado. O así sencilla también va bien, tanto fría como tibia.

Un comentario en “Tarta veraniega de Pelones

Deja un comentario